Lluitant contra l’oblit

17,50 €

El 3 de julio de 2006, el subsuelo de Valencia vivía el peor accidente de metro de la historia del Estado español. En las vías de la estación de Jesús quedaron 43 personas muertas, 47 heridas de gravedad y las esperanzas rotas de centenares de familias. En la superficie los representantes institucionales se apresuraban a pasa página. La versión oficial de la fatalidad se imponía, el blindaje gubernamental obstaculizaba las investigaciones y una densa capa de olvido se escampaba sobre la tragedia. Pero las víctimas siempre mantuvieron la dignidad. Y la esperanza. Eran y son conscientes de que todavía queda enterrada la superviviente negada de aquel siniestro: la verdad.