Carrito

Blog

“La clave es no saber solo de periodismo, sino también de negocios”

Carlos Otto. Entrevista 360 Grados Libros
“Lo único que intento como periodista es ser honesto”

Aunque confiesa no haber pisado una clase de Periodismo en su vida como alumno, Carlos Otto (@ottoreuss) se ha movido lo suficiente en los años que, pese a su juventud, lleva rodando en la profesión para que la formación académica nunca se haya convertido en un limitante para trabajar como periodista. Actualmente escribe en Antena 3, El Mundo y El Confidencial sobre economía, emprendimiento, empleo y tecnología y es profesor de periodismo en la IEBS Business School.

¿Has migrado a la lectura de prensa a través de la tableta o del móvil o todavía eres de los que (simbólicamente) se pringan las yemas de los dedos pasando páginas de papel?

Si te digo la verdad, nunca fui muy lector de papel. Lo fui cuando era niño, pero no siendo periodista. Soy (medianamente) joven, tengo 31 años, y cuando empecé en el periodismo (22) ya leía mucha más prensa digital que impresa. En mi caso no se ha tratado de virar hacia otro modelo, sino que, en el ámbito periodístico, siempre fui bastante digital.

¿Cómo definirías el buen periodismo en pocas palabras?

¿Quieres que te sea sincero? No tengo la menor idea. Me gustaría soltarte alguna frase célebre, pero todas tienen su parte de mentira. Porque podría soltarte aquella de que “periodismo es contar lo que alguien no quiere que cuentes, lo demás son relaciones públicas”, pero hay un problema con esa frase: para ponerla en un tuit queda muy bien, pero a la hora de la verdad no me parece nada cierta. Porque sí, hay un tipo de periodismo mucho más combativo y que busca dar cabida a lo que muchos otros quieren ocultar, pero hay cosas que no tienen por qué tener ese perfil y no por ello dejan de ser periodismo. A nivel personal, te diré que lo único que intento como periodista es ser honesto. Ni objetivo ni equidistante, solo honesto.

¿Qué función cumplís los docentes de Periodismo para el crecimiento, mejora e, incluso, salvación del propio periodismo y de los medios de comunicación?

Sinceramente, creo que la justa. Yo no estudié Periodismo (¡oh, Dios mío, un intruso!), pero la mayoría de licenciados con los que hablo me dicen que el 100% de lo que saben lo aprendieron en una redacción, no en la Facultad. Yo doy clase a los alumnos del Posgrado de Comunicación y Periodismo Digital de la IEBS y lo que intento (lo que intentamos todos, de hecho) es acercarle al alumno todo aquello que se va a encontrar en cuanto salga al mundo a hacer periodismo o en cuanto entre a una redacción. Una cosa que siempre me ha parecido esencial en la docencia del periodismo es que los profesores trabajen en ese momento de periodistas, no solo como profesores. Y eso, por lo que me cuentan muchos compañeros, se da muy poco en las facultades de Periodismo.

¿Qué tiene de gratificante la investigación y docencia en comparación con el trabajo como periodista, propiamente dicho, en medios?

Para mí tiene dos cosas buenas: una evidente y otra no tan evidente. La evidente, por supuesto, es la satisfacción de poder ayudar a otras personas contándoles lo (poco) que yo sé. La menos evidente, tomar un poco el pulso de la gente nueva que viene. Porque si me pongo a hablar con periodistas de 50 años, seguramente me digan que las webs de contenidos virales, las típicas ‘listas’ o el branded content son una aberración periodística y poco menos que el suicidio de la profesión. Pero si hablas con un alumno de 20 años, no tiene esas tonterías en la cabeza. Y no sé cuál de los dos lleva razón, lo que sé es que el de 20 años –por ahora– no intenta darle lecciones a nadie.

¿Crees que es más complicado explicar a tus alumnos universitarios lo que es el buen periodismo o practicarlo en tus publicaciones? ¿Por qué?

Como te digo, mi problema es que no tengo ni pajolera idea de qué es buen periodismo y qué no lo es, con lo que no creo que esté autorizado a decirle a nadie qué modelos deben imitar y cuáles no. Hay cosas que me gustan y otras que detesto, evidentemente, pero, del mismo modo hace cinco años hacía cosas que ahora me parecen malísimas, ahora también hago otras cosas que hace cinco años me habrían parecido un crimen.

¿Existe esperanza para el buen periodismo a través de los medios nativos digitales o los tradicionales adaptados – o no – al digital ofrecen buenas prácticas periodísticas todavía?

Sí, hombre, sí. Sinceramente, creo que deberíamos dejar de mirarnos el ombligo y estar teorizando todo el día. Periodismo bueno y malo hay todos los días y en todo tipo de medios. ¿Por qué se supone que el formato debería afectar a la calidad del contenido?

¿Qué queda por hacer en periodismo?

No lo sé. Hace unos años pensaba que una de las cosas que quedaba por hacer era que los medios no fuesen montados solo por editores, sino también por periodistas que fuesen capaces de agruparse y no solo hacer un buen proyecto periodístico, sino también un buen producto financiero y una empresa sostenible. Y, por suerte para todos, ya hay ejemplos de eso.

¿Se hace actualmente un buen trabajo periodístico a través de las redes sociales? ¿Qué crees que domina las redes a nivel periodístico?

No sé si llamaría ‘trabajo periodístico’ a la labor de los medios en redes sociales; en todo caso, lo llamaría ‘labor de difusión’. En ese sentido, ahora estamos en una época que quizá sea un poco peligrosa, la del clickbait para atrapar clicks a cualquier precio. Reconozco que es una práctica que me saca bastante de quicio, pero, si te soy sincero, tampoco es algo que me quite demasiado el sueño.

¿Qué cualidades debe presentar un community manager para realizar un buen trabajo periodístico digital?

Yo me fijo bastante en José Manuel Rodríguez, el editor de medios sociales que tenemos en El Confidencial. Hace una labor que –a mí al menos– me gusta bastante: discreta y efectiva.

¿Cuáles son las claves para poder emprender en periodismo digital de forma solvente?

Aprender de negocio. Hace algunos años, cuando empezó la crisis y las redacciones empezaron a vaciarse, hubo muchos grupos de periodistas que se unieron para lanzar sus propios proyectos. Y hacían cosas muy interesantes, pero casi siempre se repetía el mismo fallo: hacían productos buenísimos a nivel editorial, pero terriblemente mejorables a nivel de negocio. A mí me encanta que los periodistas nos hayamos quitado la pureza esa de limitarnos a ser periodistas y dejar la gestión para los editores. Una de las mejores cosas que puede pasarle al gremio, en mi opinión, es que todos vayamos aprendiendo cosas de negocio que nos ayuden a gestionar nuestros propios proyectos. Para mí es la clave: no saber sólo de periodismo, sino también de negocios.

¿Cuál es el último libro que has leído sobre periodismo y cuál recomendarías?

Soy un pésimo lector, chico. No sé si es aversión al formato libro o qué, pero hace años que no cojo un libro. En su momento, cuando empecé en esto del periodismo, leía bastantes ensayos sobre deontología periodística (que era en lo que andaba pez), pero a día de hoy leo muy poco, por no decirte nada. Lo que leo son ensayos o artículos sueltos, casi nunca libros. Pero mira, si me pides que te recomiende algún artículo reciente sobre periodismo, me quedo con este de Guillermo del Palacio: #Periodismo. No es ningún tratado deontológico ni generalista, pero señala un aspecto muy acertado: está muy bien que muchos periodistas exijan (o exijamos) que su medio les dé tiempo y recursos para hacer buenos reportajes, pero, para que eso pueda pasar, tiene que haber periodistas picando texto y subiendo teletipos como locos. Porque la imagen de marca te la dan los grandes reportajes, sí, pero no nos engañemos: las visitas te las dan los teletipos, la última hora, los contenidos virales y los titulares atractivos.