Carrito

Blog

La novela negra también es cosa de periodistas

barrioEn la cuenta atrás para la presentación de nuestro segundo lanzamiento el próximo 29 de abril, a las 19 horas, en el Jardín de Viveros de Valencia, con ocasión del 50 aniversario de su mítica Fira del Llibre, os acercamos cinco de las novelas negras escritas por periodistas que han precedido – y seguro que inspirado – a Marcos García y su Temporada de cizaña.

Una novela de barrio de Francisco González Ledesma. Esta obra de uno de los padres de la novela negra española cuenta la historia de un padre, vivo a su pesar, que intenta reconstruir la vida de un hijo muerto; una historia de amor y lealtad, que resuena en la perversa simbiosis entre una vieja madame y una de sus antiguas prostitutas. Una trama sólida, redonda, contada con maestría, donde conviven la sordidez más extrema, la ternura detrás de los gestos, la miseria humana, la generosidad, la tragedia y el humor.

El arte del asesino de Mari Jungstedt. En la cuarta entrega de la serie de esta periodista sueca, la aparición del cadáver de un conocido galerista de Visby obliga al comisario Anders Knutas a investigar en el mundo del arte, un ambiente elitista pero mucho más turbio de lo que parece, en el cual la venta de obras de arte robadas y la prostitución masculina están a la orden del día.

Un crim al Paralelo de Rafael Tasis. La tercera aventura del periodista Caldes y el comisario Vilagut gira entorno a los misteriosos crímenes que se suceden en una Barcelona que vive, medio inocente, medio pecaminosa, entre el tercer y el cuarto decenio del siglo XX: los bajos fondos del Paralelo, las actrices de variedades, los vendedores de lotería, les tabernas mugrientas.

Las niñas perdidas de Cristina Fallarás. Existe otra Barcelona: la que se aleja del turismo, los anuncios institucionales con gente sonriente y el diseño. Es en esa otra ciudad, la canalla, en la que la ex periodista y detective Victoria González se mueve pisando fuerte. Y eso que su avanzado estado de gestación no se lo pone fácil. Recibe un encargo anónimo para encontrar a una niña desaparecida, viva y entera preferentemente.

Sesenta kilos de Ramón Palomar. Una novela de tramposos y estafadores en el submundo hispánico de la droga, por la que pululan camellos de poca monta y menos luces, gerifaltes del narcotráfico entrampados en la burbuja inmobiliaria, ex legionarios, estríperes, propietarios de burdeles, contables, clanes gitanos y ni un solo policía. Una historia adictiva, trepidante, plagada de acción, salvaje y muy, muy real.