Carrito

Blog

La presentación de ‘Temporada de cizaña’, a valoración

La presentación puso en valor la importancia del periodismo y de sus periodistas en una sociedad democrática. Foto: Marga Ferrer
La presentación puso en valor la importancia del periodismo y de sus periodistas en una sociedad democrática. Foto: Marga Ferrer

Ayer fue un día especial. La editorial 360 Grados Libros presentó su segundo lanzamiento Temporada de cizaña durante la 50ª edición de la Fira del Llibre de València junto a su autor Marcos García Martí, los editores Óscar Delgado y Javier Montes, y la periodista Lola Bañón. Siempre sin perder los nervios previos que conlleva un evento de estas características en el que el libro neonato – aún con el calor de la imprenta recorriendo sus páginas – ha sido el principal protagonista, se consiguió reunir a un gran número de asistentes que recibieron un mensaje muy claro a lo largo de la ajustada hora que duró el acto: hay esperanza periodística en los libros.

Corrieron ríos de agradecimientos por parte de los editores que se vieron recompensados por el respeto y la admiración que les profesó el resto de componentes de la mesa, que destacaron la importancia de una editorial que se arriesga con la publicación de libros que giran en torno al periodismo o que han sido escritos por periodistas en una época en la que el éxito en el sector de los libros está garantizado tan solo a unos pocos.

El autor del libro definió a los periodistas como “abogados de las causas perdidas”, capaces de defender la profesión y el derecho a ejercerla sin cortapisas, y de denunciar cuando se practica mal. También aprovechó la ocasión para hablar largo y tendido sobre la base sobre la que se sostiene su obra y cuyas experiencias tomó como referencia para desarrollar su historia: su paso por RTVV. Le colocó la etiqueta en la caseta Microespai de Viveros de “monstruo sobredimensionado” que “no se usaba para construir”, sino para que se lucraran “unos pocos”, aunque al mismo tiempo se consiguiera con esfuerzo y profesionalidad sacar adelante programas de calidad.

Pero la sorpresa para los que no la conocían y la confirmación de su validez periodística para los que incluso habían trabajado con ella, fue la participación activa en los diálogos establecidos con el público de la periodista Lola Bañón. Subrayó las palabras “restitución” y “dignidad” como clave que pivota alrededor de una novela que busca saber qué está pasando a nivel periodístico. Apostó por una televisión autonómica que informe y que forme a partes iguales, como también destacó García Martí, y aportó los tres elementos que considera esenciales para poder empezar desde cero con un medio audiovisual público de cara al futuro: “limitación de facto del poder público”, “necesidad de órganos de control” y “gente joven que apueste por las nuevas tecnologías”.