Carrito

Blog

“Los periodistas estamos teniendo suerte por primera vez en nuestra historia”

“No te vas a ganar la credibilidad de una masa social por el simple hecho de tener un perfil en Twitter”
“No te vas a ganar la credibilidad de una masa social por el simple hecho de tener un perfil en Twitter”

Los caminos del periodismo son inescrutables: unos viran hacia el trabajo de comunicar a través de agencia, otros hacia la opinión más influyente de la blogosfera y los más puristas se mantienen al pie del cañón en las calles a la búsqueda de la noticia. El periodista Albert Fuguet (@afuguet), por su parte, ha seguido la senda empresarial con la codirección de Ganxoo Media, que ofrece servicios de estrategia audiovisual y contenidos periodísticos. Actualmente se encuentra en proceso de distribución de su polémico documental 141 días, que gira entorno a los entresijos internos de la política catalana.

¿Qué es un periodista que no lee?

Creo que todos los periodistas leemos para hacer bien nuestro trabajo. Es imposible que un periodista no lea nada de nada.

¿Qué ha supuesto el mundo digital al periodismo y a sus profesionales?

Los periodistas estamos teniendo suerte por primera vez en nuestra historia. El ámbito digital y el cambio de paradigma que se están produciendo en el mundo de la comunicación supone que los periodistas seamos los grandes beneficiados. La clave está en saber ver estos cambios y actuar consecuentemente. He tenido la suerte de trabajar con los dos modelos de periodismo: el de antes y el de ahora. Me quedé con el de ahora sin dudarlo.

¿Qué es necesario para emprender en el mundo del periodismo o de la comunicación de forma sostenible?

Mucho esfuerzo, mucho respeto por la profesión, mucho espíritu de sacrificio y saber pasártelo muy bien trabajando duro.

¿Cuáles son las tres principales técnicas que utilizas para generar contenido de calidad en un producto periodístico?

Básicamente un estudio interno para tener claros los objetivos, un estudio de la audiencia a la que te diriges para conocerla a fondo y, a partir de ahí, trabajar el formato periodístico elegido y seguir lo que la profesión demanda a día de hoy.

¿Qué debe contener un buen titular periodístico?

Básicamente que conecte con la gente a la que te diriges y que sientan la necesidad de seguir adelante con lo que les vas a contar.

¿Se hace actualmente un buen trabajo periodístico a través de las redes sociales? ¿Qué cualidades debe presentar ese buen trabajo periodístico en las redes?

Yo siempre digo que hago una diferencia entre “redes sociales” y “Plataformas de Nueva Comunicación”. Son las mismas herramientas, pero resultan ser una cosa o la otra dependiendo de quién las utilice y de cómo lo haga. Hasta hace muy poco, teníamos sobretodo 3 maneras de impactar masivamente en la audiencia: la TV, la radio y la prensa escrita. La irrupción de los entornos digitales y de las redes sociales ha supuesto una nueva forma de impactar en las grandes masas. Pero las redes sociales tienen una doble función. Por un lado nos permiten estar en contacto con familiares, amigos, antiguos compañeros, etc. Pero por otro lado nos permiten comunicar de forma masiva. Permiten convertirnos en un medio de comunicación tan potente como los clásicos que todo el mundo tiene en la cabeza. Muchos utilizamos, o intentamos utilizar, las redes sociales como Plataformas de Nueva Comunicación. Otros se quedan únicamente en el uso de las redes sociales. Es muy respetable, pero yo creo que los periodistas tenemos que hacer uso de las Plataformas de Nueva Comunicación cuando utilizamos las redes sociales. Dicho de otra manera, hace 30 años nadie te aseguraba que ibas a publicar un artículo en el New York Times por el simple hecho de tener una máquina de escribir. Hoy pasa lo mismo, no vas a ser periodista o te vas a ganar la credibilidad de una masa social por el simple hecho de tener un perfil en Twitter. Ahora bien, la gente está desarrollando un sentido cada vez más crítico sobre quién le cuenta las cosas en “redes sociales” y si a esos usuarios se los toman en serio o no. Es normal, esto pone a cada uno en su sitio y forma parte de la evolución natural de estos nuevos medios de comunicación que todavía están en pañales.

¿Qué aprendiste y has podido aplicar a tu actual labor en Ganxoo de tu etapa en medios y agencias de comunicación?

Aprendí muchísimo y sigo aprendiendo cada día. En mi etapa anterior, como asalariado en medios de comunicación tradicionales y alguna que otra agencia, aprendí cómo funcionaban los medios de comunicación de toda la vida, cómo seducir a una audiencia como se había hecho siempre y cómo funcionaba el mundo de la comunicación tradicional desde la otra parte de la barrera: la de las agencias. Todo esto no te lo enseñan en las universidades y es imprescindible para dirigir una productora de medios audiovisuales como es Ganxoo Media a día de hoy. Ahora aprendo cada día cómo conectar con la gente con el cambio de paradigma que se ha producido tanto en los medios de comunicación como en la sociedad a nivel global. Todo esto vendría siendo como la cocina: para saber hacer esferificaciones, deconstrucciones y galletas eléctricas en cocina contemporánea primero tienes que saber hacer un buen potaje de garbanzos de toda la vida y te tiene que quedar impecable, casi como el de la abuela.

¿Qué cuenta 141 días? ¿Cómo conseguisteis autoproducirla, autofinanciarla y autodistribuirla?

141 días es una película documental que muestra la política por dentro: ansias de poder, traiciones, engaños y el esfuerzo de miles de personas que, movidos por un ideal, apoyan a unos líderes políticos que encontraron en esta ilusión colectiva su oportunidad de oro. Lo hace de forma explícita y sin ningún tipo de censura. Se puede ver en todo el mundo por 2,95 euros. Hemos apostado por las nuevas vías de distribución para pre-estrenarla en el videoclub online www.filmin.com. La película fue censurada. Parece ser que a los dirigentes políticos no les hizo ninguna gracia de que se mostrase de forma tan explícita cómo es realmente la política. Por contar algunas anécdotas al respecto: ha habido periodistas amenazados de despido si hablan de 141 días; eurodiputados que me llamaron a mi móvil con el número oculto para preguntarme quiénes somos, a quién tenemos detrás y por qué habíamos hecho todo esto; recibimos amenazas de que las cosas nos irían mal como empresa si no escondíamos la película en un cajón e incluso nos prometieron “entrar en la lista amiga de los gobiernos de turno” si no sacábamos a la luz la película. Obviamente, no entramos en estos juegos y la película la están viendo cientos de personas cada semana en Filmin. Creemos que el sector necesita una renovación. Con este documental queremos demostrar que se pueden hacer las cosas de forma independiente, que pueden funcionar y que puede ser económicamente viable.

¿Cuál es el último libro que has leído sobre periodismo y cuál recomendarías?

El último ha sido Epic content marketing de Joe Pulizzi. He recomendado muchas veces Crònica de la independència de Patricia Gabancho.