Carrito

Blog

“Los periodistas rompen el plan maquiavélico del poder y eso inquieta a los que mandan”

“El periodismo se hace en la calle, se pule en las redacciones y se difunde por las redes”
“El periodismo se hace en la calle, se pule en las redacciones y se difunde por las redes”

Con síntesis, reflexión y mucha verdad nos ha regalado Juan Pablo Bellido (@JPBellido) una #twittervista llena de titulares de esas que mantienen atento a todo aquel que sigue a este cercano e interactuante periodista, profesor e investigador de la Universidad de Sevilla y editor del grupo COMUNICA | INNOVACIÓN SOCIAL, con cabeceras en varias provincias españolas. Un soplo de profesionalidad y de motivación en pocos caracteres para aquellos que luchamos cada día por desarrollar nuestra profesión desde la vocación y desde el compromiso social.

¿Cómo definiría el buen periodismo en pocas líneas?

Se lo oí a Kostas Vaxevanis cuando recogió el Premio de Periodismo Julio Anguita Parrado: “El periodismo consiste en contar y explicar lo que el poder pretende ocultar”. No puedo estar más de acuerdo.

¿Qué le llevó a estudiar periodismo y a dedicarse a esta (en ocasiones) dura profesión?

Desde niño tuve claro que quería ser periodista. Es la mejor profesión del mundo, sin duda. Nos permite descubrir a los malos, denunciar las injusticias, alabar lo bueno y hacer una sociedad más justa.

¿Existe esperanza para el buen periodismo a través de los medios digitales? 

Lo que determina el buen periodismo es el mensaje, no el soporte por el que se difunde. El futuro del periodismo obligatoriamente se dirimirá en el entorno digital. No hay otro camino, pienso.

¿Qué queda por hacer en este campo?

Desde el punto de vista profesional, aprovechar mejor las potencialidades de Internet y de las redes. Prestar, quizás, más atención a nuestro entorno más próximo. La gente quiere saber lo que ocurre cerca. Desde el punto de vista empresarial, hacer viable un negocio que trata como mercancía la información.

¿Se hace actualmente un buen trabajo periodístico a través de las redes sociales? 

El periodismo se hace en la calle, se pule en las redacciones y se difunde por las redes. Es distinto.

¿Qué cree que es necesario hoy en día para emprender en periodismo de forma solvente? 

Honestidad personal y profesional e infinitas ganas de trabajar mucho y muy duro. No hay fórmulas mágicas.

¿Han facilitado las herramientas digitales este objetivo emprendedor?

Sin duda. Han permitido reducir los costes de producción hasta cifras asumibles para cualquier profesional.

Se suele decir que se requiere de vocación para dedicarse al periodismo, ¿para dirigir un medio también o cualquier persona que “maneje de números” puede enfrascarse en un proyecto periodístico?

Efectivamente, el periodismo es una profesión eminentemente vocacional. No está bien pagada, en general. El director de un medio debe buscar el equilibrio entre criterios periodísticos y los intereses empresariales. Y eso nunca es fácil. Pero no todos los periodistas servirían para dirigir un medio que, en definitiva, no es otra cosa que una empresa.

¿Cómo se consigue que los internautas, con miles de opciones para informarse, opten por un medio digital en concreto?

Ofreciendo calidad, cercanía, inmediatez y explicando las noticias: no basta con limitarse a contarlas. La audiencia es soberana y bastante más sabia de lo que muchos sostienen. El buen trabajo reporta sus frutos.

Como vocal de la Asociación de la Prensa de Córdoba (Asprencor), ¿cree que es necesario un compromiso mayor desde dentro de las asociaciones profesionales para amparar a los periodistas?

Es fundamental. Los periodistas se encuentran muy expuestos a presiones externas y a la propia crisis del sector. Asociaciones como Asprencor, CPPA o FAPE amparan a los profesionales, los guían y asesoran.

¿Por qué cree que no existen las suficientes leyes a nivel estatal que protejan a los periodistas y su trabajo?

Porque no interesa a quienes tienen el poder y la capacidad para promoverlas. El poder (político, económico, religioso, etc.) siempre se muestra receloso ante el buen periodismo. El poder crea y consolida dioses y diablos, según su conveniencia, para modelar las mentes. Los periodistas suelen romper ese plan casi maquiavélico y eso molesta o inquieta a los que mandan.

En tiempos de crisis, ¿cree que, además de emprender, la escritura de libros es una buena salida o alternativa laboral para los periodistas?

Sin duda. Se trata de un nicho de empleo para profesionales que no encuentran cabida en otros medios tradicionales. Además, muchos profesionales tienen mucho que aportar a la sociedad y otros deseamos aprender de ellos.

¿Cuál es el panorama actual del sector editorial en el campo de los libros escritos por periodistas? ¿Reciben interés?

Los libros sobre Periodismo sufren la falta de interés que se detecta en la literatura en general. Con todo, proyectos como 360 Grados Libros ofrecen material de extraordinaria calidad que merece nuestra atención. Es una labor casi de “servicio público”, que aborda cuestiones interesantes apenas estudiadas. Yo animo a todos los estudiantes de Periodismo y a los colegas de profesión a acercarse a @360gradoslibros.

Muchas gracias, por la parte que nos toca. Y para finalizar, ¿cuál es el último libro que ha leído sobre periodismo y cuál recomendaría?

He leído y recomendaría Periodismo de inmersión para desenmascarar la realidad, de Mª Ángeles Fernández Barrero y de Antonio López, que, además de maestro, es buen amigo mío.